Sonos Roam, análisis y opinión del altavoz portátil y resistente de Sonos

Sonos Roam, análisis:
Probamos el Sonos Roam, el nuevo altavoz portátil e inteligente de Sonos con un tamaño compacto y sonido premium.

El Sonos Move es uno de los mejores altavoces portátiles que podemos comprar a día de hoy. Sin embargo, y principalmente por su peso y dimensiones, resulta difícil llevárselo a algunos lados. Por ejemplo, a una excursión a la montaña o a un viaje en avión. Sonos sabe que no siempre vamos a poder llevar el Move con nosotros, así que la compañía no ha tardado en anunciar por una opción mucho más portátil y económica: el Sonos Roam.

El Roam es mucho más compacto y menos pesado que el Move, así que es perfecto para llevarlo en una mochila o maleta. Además, no pierde las funcionalidades de su hermano mayor, como la posibilidad de conectarlo al sistema Sonos S2 o utilizar un asistente de voz. He podido probar este altavoz durante dos semanas y te cuento qué me ha parecido y todo lo que ofrece en esta review / análisis a fondo.

Diseño: compacto, bonito y resistente

Sonos Roam

El Sonos Roam es el altavoz más pequeño que ha diseñado la firma americana, también uno de los más bonitos. Este dispositivo mide 16,8 centímetros de alto, casi lo mismo que una botella de agua de 300ml. Pesa 430 gramos, por lo que es aproximadamente un 86% menos pesado que el Sonos Move, que llega a los 3 Kg. Por otro lado, el Sonos Roam tiene un grosor más que correcto para poder sostenerlo con una sola mano.

Además de compacto, el Sonor Roam también es muy resistente. Está diseñado para aguantar pequeños golpes que pueden ocurrir en el día a día. Por ejemplo, que se vuelque o se caiga al suelo desde la mesa. También cuenta con resistencia IP67. Es decir, es posible sumergirlo durante 30 minutos a 1 metro de profundidad. Por supuesto, puede aguantar la lluvia y el polvo, así que es muy buena opción para llevarlo a la playa.

Sonos mantiene la esencia del Move en el aspecto del Sonos Roam, pero con un tamaño más compacto y una nueva forma para sostenerlo cómodamente con la mano.

En términos de aspecto, el altavoz portátil de Sonos cumple muy bien. Es un altavoz muy bonito, con un tono blanco muy moderno y minimalista o un tono negro muy elegante, que queda bien en cualquier lugar. La zona frontal tiene un diseño de orificios para dejar pasar el sonido. Ahí mismo se encuentran dos indicadores LED: uno en la zona superior y otro en la parte inferior.

El LED ubicado en la zona superior indica el estado de la configuración. Por ejemplo, si está encendido y conectado mediante WiFi aparecerá en color blanco, y si está conectado a través de Bluetooth la luz se pondrá de color azul. El LED de la parte inferior indica si la batería se está agotando o si el Sonos Roam está cargando.

La forma del Sonos Roam permite dos posiciones para que el altavoz siempre esté estable. Podemos colocarlo en formato vertical, apoyando la base de goma en una superficie plana. O bien, en posición horizontal cuando no hay una superficie lisa y tiene riesgo de volcarse. En cualquiera de las dos posiciones se incluyen protecciones para evitar que la carcasa se ralle o se estropee.

Sonos Move (detrás) y Sonos Roam (en frente).

Los botones de reproducción, se encuentran en la zona superior (o en el lateral si tenemos el Roam en horizontal). En total hay cuatro botones. Uno de ellos está dedicado a activar o desactivar el micrófono para el Asistente. A este botón le acompaña un pequeño LED que se enciende y se apaga cuando el micrófono está encendido o apagado.

Justo debajo del botón del micrófono está el control de reproducción. A los dos cantos el botón de subir y bajar volumen. En el centro, el botón “cuatro en uno”, ya que permite realizar hasta cuatro funciones:

  • Una pulsación: pausar o reproducir contenido
  • Doble pulsación: pasar a la siguiente canción
  • Triple pulsación: retroceder a la anterior canción.
  • Mantener pulsado: modo sound swap

La pulsación de estos botones es muy buena, tienen un pequeño relieve y una ligera profundidad para evitar toques “falsos” cuando tenemos las manos mojadas o el altavoz tiene agua.

Configuración y App: Sonos S2 es casi perfecta

Aunque el Sonos Roam cuenta con conexión Bluetooth, es necesario configurar este altavoz a través de la app Sonos S2. De esta forma podremos utilizar todas las funciones extra que ofrece la app junto al altavoz. La configuración inicial es extremadamente sencilla. Tan solo tenemos que descargarnos la app, disponible en Google Play y App Store, e iniciar sesión. Después, conectamos el Sonos Roam a la corriente y lo encendemos a través del botón de la parte inferior. La app detectará automáticamente el Sonos Roam y comenzará a configurarlo y actualizarlo..

En unos minutos, el Sonos Roam estará configurado a través de la app y podremos ajustar algunos parámetros.

Antes hablar sobre los ajustes extra que ofrece Sonos S2, como la posibilidad de activar el Asistente de Google o Alexa, me gustaría hacer un pequeño tour por la app.

La interfaz de Sonos S2 es muy sencilla, y se divide en varias pestañas para acceder fácilmente al contenido. La primera pestaña es la de favoritos, que muestra la reproducción reciente o aquellas canciones ó álbumes que hemos guardado como favoritos. La segunda pestaña, llamada ‘Examinar’, nos permite acceder a los servicios de música enlazados en nuestro Sonos.

A través de la app de Sonos podemos sincronizar diferentes servicios de música para acceder a ellos fácilmente y que estos reproduzcan contenido en el altavoz. Es una forma mucho más sencilla de escuchar música con el Sonos Roam, aunque si tenemos un iPhone o dispositivo Apple también podemos enviar música al altavoz a través de AirPlay

La pestaña ‘Sistema’, que se encuentra en el centro, se utiliza controlar la reproducción del altavoz, así como conocer el estado del resto de dispositivos conectados al sistema Sonos. En mi caso, también tengo el Sonos Move emparejado, por lo que muestra el nivel de batería y la posibilidad de seleccionar el altavoz como reproductor de música. La pestaña ‘Buscar’, sirve para realizar búsquedas de artistas o canciones a través de la app.

La app de Sonos tiene una sección de configuración para controlar diferentes parámetros. Aquí podemos activar los servicios de Voz, como Google Assistant o Alexa. De esta forma, cuando el Sonos Roam está conectado a la red WiFi, podemos pedirle a través del asistente que reproduzca música, nos diga qué tiempo hace, controle las luces etc. Desde la configuración también podemos emparejar otro Sonos Roam para tener audio estéreo, añadir un control parental o establecer alarmas.

En mi opinión, la app de Sonos es casi perfecta. Tiene una interfaz muy buena y opciones más que suficientes para poder disfrutar de la tecnología del altavoz, sin extras innecesarios. Y digo que es casi perfecta porque me falta una función para que sea perfecta: la posibilidad de poder configurar un mismo dispositivo en diferentes redes Wi-Wi sin necesidad de restablecerlo.

Sonido y batería: de pequeño nada

Sonos Roam sonido

Cuando probé el Sonos Move, el primer altavoz inteligente de la compañía, la calidad de su sonido nítido y sus bajos tan bien calibrados, me dejó sin palabras. Con el Roam sabía que el sonido no iba a estar tan a la altura que el del Move, pero me ha sorprendido gratamente.

El Sonos Roam cuenta con dos amplificadores y un mid-woofer para potenciar los grabes. Suena de maravilla. La calidad de sonido sorprende en cualquier situación, consigue transmitir con muy buena nitidez y unos bajos muy correctos para el tamaño en cualquier tipo de música. Incluso en exteriores, donde suele haber más ruido ambiente, el sonido es muy bueno.

Desde una balada de Taylor Swift hasta una canción de Rock cristiano, el Sonos Roam ofrece un sonido nítido en cualquier tipo de música.

Como no es lo mismo escuchar música en el interior de casa que en la playa, el Sonos Roam cuenta con tecnología Trueplay. Con esta función el altavoz es capaz de adaptarse al entorno y al tipo de música que estemos escuchando para ajustar los parámetros de forma automática y así conseguir la mejor experiencia de sonido.

El Sonos Roam también cuenta con ‘Sound Swap’, una característica que permite enviar la música que se está reproduciendo en el Roam a otros altavoces conectados a nuestro sistema. Por ejemplo, al Sonos Move o Sonos One. Para activar esta función solo hay que mantener presionado unos segundos el el botón de reproducción, hasta que el altavoz emita un pequeño sonido.

Wi-Fi en casa, Bluetooth fuera

Sonos Roam mochila

El Sonos Roam cuenta con WiFi y Bluetooth. En casa utiliza la red WiFi para poder hacer uso del Asistente de Google o Alexa, así como de AirPlay y poder controlarlo mediante la app Sonos S2. Cuando estamos fuera, el Sonos Roam puede utilizar conexión Bluetooth para emparejarlo con nuestro móvil y reproducir música.

El altavoz es capaz de cambiar automáticamente entre los modos de Wi-Fi y Bluetooth: cuando estamos fuera, se conecta automáticamente al Bluetooth, y en cuanto detecte conexión a internet, cambia al modo WiFi. También se puede cambiar de forma manual, mediante un botón en la parte trasera.

La batería del Sonos Roam

En cuanto a la batería, Sonos promete hasta 10 horas de reproducción de música, y está en lo cierto. He podido reproducir música durante largos periodos de tiempo, tanto con Wi-Fi como conexión Bluetooth.

El Sonos Roam se puede cargar de dos formas. La más habitual, mediante el cable USB C que viene incluido en la caja y un adaptador de corriente. Podemos usar, por ejemplo, el de nuestro móvil, ya que en la caja solo se incluye el cable. También puede cargarse de forma inalámbrica, apoyándolo de forma vertical en un cargador Qi. Sonos vende su propio cargador inalámbrico, pero podemos utilizar un cargador Qi convencional.

Precio y conclusiones, ¿merece la pena el Sonos Roam?

El Sonos Roam es tan solo un poco más alto que un iPhone 12 Pro Max.

El Sonos Roam tiene un precio de 179 euros. Se puede comprar en la tienda online de Sonos, así como en distribuidores autorizados, como Amazon. Está disponible en dos colores: Lunar White (blanco) o Shadow Black (negro).

Si estás buscando un altavoz inalámbrico resistente y con buen sonido, el Sonos Roam es, sin ninguna duda, la mejor opción. Si bien es cierto que hay altavoces Bluetooth que ofrecen una calidad de sonido similar, son solo eso: altavoces Bluetooth. El Roam es mucho más que un altavoz Bluetooth. Las resistencia, funciones y opciones extras que incluye este altavoz de Sonos no se equiparan a ningún otro dispositivo.

En casa, es un altavoz inteligente. Tiene asistente, una app para controlar y ajustar parámetros y un diseño muy bonito, en harmonía con el ecosistema de Sonos. En el patio, jardín, piscina, playa, montaña… es un altavoz Bluetooth que mantiene ese bonito y resistente diseño, así como la muy buena calidad de sonido y la última tecnología de Sonos.

Un contra de este dispositivo es que cargador en la caja (sí llega con cable). Además —y esto es más un contra de la app de Sonos— echo en falta poder conectar el dispositivo a diferentes redes WiFi para que, por ejemplo, pueda utilizarlo de forma inteligente en una segunda residencia o en un lugar fuera de casa, pero que también tiene conexión WiFi.

El Roam es el altavoz que hacía falta en el catálogo de Sonos, un dispositivo económico y portátil, pero más portátil que el Sonos Move. Este dispositivo tiene todas las funciones de su hermano mayor, pero con un tamaño que cabe en la mochila y un peso que permite transportarlo a cualquier parte. Es la opción que muchos estábamos esperando.

Por lo tanto, sí, el Sonos Roam es un altavoz muy recomendable. Difícilmente vas a encontrar una mejor opción.

Puedes comprar el Sonos Roam aquí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *