El Samsung Galaxy Fold reformado empieza a presentar fallos en su segundo teaser

La reputación del Samsung Galaxy Fold se aprieta contra las cuerdas del ring ante otro teaser con la pantalla defectuosa.

Octubre está a la vuelta de la esquina y el Samsung Galaxy Fold se hace esperar aún más de lo previsto. El lanzamiento de la surcoreana, retrasado préviamente y finalmente fijado para el próximo mes de otoño, podría ponerse en peligro a causa de (aún) más fallas en el hardware tras la primera ‘renovación‘ del diseño de fábrica.

Fue el pasado abril cuando Samsung, ante cientos de reportes acerca de los problemas experimentados con la bisagra del terminal, se dispuso a retirar las unidades de prueba existentes para empezar a trabajar en un complejo proceso de rediseño de este elemento para, así pues, conseguir un terminal listo para el uso sin imperfecciones mayores.

Desgraciadamente, parece que el camino se está poniendo aún más difícil de lo esperado para la compañía. Apenas un mes después del surgimiento del la versión 2.0 del Samsung Galaxy Fold, nos encontramos de frente con el primer caso de conflicto con un teaser del nuevo terminal.

El Samsung Galaxy Fold se resiente (otra vez) ante el uso cotidiano

Así lo reportan desde el portal Tech Crunch, desde el cual uno de sus periodistas informa sobre su mala experiencia con el Samsung Galaxy Fold durante su primer día de uso.

Brian Heater, el propietario del dispositivo en pruebas, ha reportado cómo el panel del dispositivo ha experimentado una rotura en el área central tan solo 27 horas después de sacar el dispositivo de la caja. La situación se ha dado después de que el periodista sacase el teléfono del bolsillo de forma corriente, tal y como lo hace varias veces al día. En un instante, se ha percatado de que la pantalla se ha roto por el centro, justo donde el dispositivo esconde la bisagra para plegarse.

Rotura fotografiada por Brian Heater en el panel del Samsung Galaxy Fold

El periodista británico asegura que el teléfono no sufrió ningún tipo de daño previo a la rotura. Ni se sumergió, ni se expuso a condiciones anómalas que pudiesen afectar su funcionamiento. Según suscriben las propias palabras de Heater, se cree que el ‘crack‘ se dio a la hora de doblar el dispositivo para guardarlo en el bolsillo. De ser así, nos remitiríamos a un conflicto (más) con la bisagra o con el propio panel, que carecería de las propiedades de flexibilidad mostradas a primera vista.

Dejando de lado el drama, cabe recalcar que el dispositivo sigue funcionando perfectamente. La pantalla no ha sufrido cambios a excepción de su aspecto físico; el táctil sigue funcionando perfectamente. Hace unos días os hablábamos de algunas recomendaciones para evitar estos casos con teléfonos tan delicados como este, el Samsung Galaxy Fold.

Y tú, ¿qué respuesta crees que dará la firma a este nuevo revés?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *