Honor 8, análisis

foto-1

A día de hoy, ya vemos a Huawei como una firma completamente consolidada en el mercado de smartphones, con lanzamientos como el reciente P9, el cual deja ver las intenciones del gigante chino para dominar el sector de la gama alta y derrocar a los fabricantes tradicionales.

El nuevo Honor 8, se situa en la submaraca Honor de Huawei, una firma exclusivamente dedicada a lanzar smartphones con buenas prestaciones y funciones de los gama alta de Huawei por un precio notablemente inferior, una estrategia que poco a poco está permitiendo a Honor ganar territorio frente a las primeras marcas, con dispositivos como este Honor 8:

Especificaciones técnicas:
  • Pantalla: panel 5,2 pulgadas Full HD  2.5D con recubrimiento Gorilla Glass 4
  • SoC: Huawei Kirin 950
  • Memoria RAM: 4GB
  • Memoria ROM: 32 GB/64 GB
  • Cámara exterior: doble sensor Sony IMX386 de 12 megapíxeles con flash dual-tone y enfoque láser
  • Cámara interior: sensor de 8 megapíxeles  con f/2.4 de alta luminosidad
  • Batería: 3000 mAh con carga rápida
  • Conectividad:  Giroscopio – NFC – 4G LTE  – Infrarojos
  • SO:  Android 6.0.1 con EMUI 4.1

Diseño; la era del plástico toca su fin

La primera vez que sostenemos el Honor 8, un hormigueo recorre nuestro cuerpo.

foto-6

El teléfono da unas sensaciones realmente premium, perfectamente comparables a las de cualquier tope de gama. En su parte frontal, contamos con un panel con rematado con una bonita curvatura 2.5D. Los bordes de pantalla son realmente finos y se funden con una suave transición en cualquiera de los colores disponibles del dispositivo, quedando casi imperceptibles. La cámara frontal junto al parlante superior y la serigrafía de la firma en color plateado rematan la cara frontal del terminal.

Cuando volteamos el terminal, no encontramos más que sorpresas. Nada más ni nada menos que quince capas de cristal templado constituyen la parte trasera en su totalidad, fundiéndose intensamente y luciendo unos reflejos sublimes, completamente irregulares e únicos. Aquí encontramos su doble sensor fotográfico, el flash led y el enfoque láser, además del sensor de huellas y la serigrafía de la marca en la parte inferior.

 

En el lado superior encontramos el sensor de IR (algo no muy común en el mercado), el cuál nos servirá para controlar nuestros electrodomésticos, acompañado de un micrófono de cancelación del ruído.

foto-3

En el lado inferior, nos encontramos con el puerto de carga USB Tipo C, el jack de 3.5mm y un altavoz estéreo.

foto-4

Por último, en el lado derecho, encontramos los botones de volumen y el botón de desbloqueo con un suave relieve, constituídos también en aluminio.

foto-2

Finalmente, ambas partes se unen por un marco de aluminio puro, el cuál comparte la paleta de colores del resto del dispositivo con un acabado mate en todos los casos.

Pantalla; no es 2K, ni le hace falta

Como habréis podido leer, la pantalla del Honor 8 no forma parte de la tendencia de paneles 2K. No obstante tampoco le hace mucha falta. Este nuevo dispositivo monta un panel muy similar a su antecesor el Honor 7, el cuál dio en su momento una experiencia muy satisfactoria. El panel es de 5,2 pulgadas con resolución Full HD y una densidad de 439 ppp.

Aunque las especificaciones sobre el papel no destaquen especialmente, estamos hablando de un panel de alta calidad; con una alta luminosidad, negros muy contrastados e profundos, unos colores realmente vibrantes y con los ángulos de visión muy trabajados.

foto-1

En cuanto a la sensibilidad táctil, es completamente correcta y no nos dará ningún tipo de problema en el uso cotidiano. Recalcar también que bajo el sol, la pantalla se ve realmente bien, debido el alto nivel de brillo que nos ofrece.

Rendimiento; el Kirin 950 en todo su esplendor

Si tuviéramos que definir el Honor 8 con un solo adjetivo sería: rápido. Esta rapidez la notamos en todo momento,  desde la velocidad con la que responde el lector de huellas en el primer contacto hasta al abrir el Asphalt 8. Para los más curiosos, decir que los resultados que muestra en los benchmarks son excelentes, posicionándose al lado de teléfonos que hasta doblan su precio.

En las entrañas del dispositivo, encontramos un Kirin 950, un potente procesador de ocho núcleos creado por Huawei. El procesador está constituido por nada más ni nada menos que cuatro núcleos a 2,3 GHz y cuatro secundarios a 1,9 Ghz, acompañados por una GPU Mali 800, la cuál a pesar de no ser la mejor del mercado, ofrece unos resultados más que satisfactorios.

Hablamos de un teléfono muy estable. La parte trasera no se ha calentado en ningún momento durante las pruebas y tampoco hemos experimentado ningún tipo de lag o problemas de rendimiento.

Software; posiblemente la peor parte

Como ya hemos recalcado anteriormente, el Honor 8 es un teléfono rápido, no hay duda. El problema viene cuando se le añade la capa de personalización de Huawei, la cual tiene a ser bastante pesada, pues modifica el sistema operativo de manera bastante drástica, añadiéndole aplicaciones presintaladas que en la mayoría de casos, lejos de traer algo útil solo sirven para relentizar el dispositivo.

No obstante y por suerte, todas estas aplicaciones son fácilmente desintalables, pues no van integradas en EMUI 4.1, la capa de personalización de Huawei. Debajo de esta intenesa capa, encontramos Android 6.0 Marshmallow.

Personalmente, la capa EMUI no nos ha gustado nunca y seguirá sin gustarnos, a menos que sufra un rediseño radical, eliminando varios de los iconos redondeados que pretenden imitar a iOS y adaptando un poco más el dispositivo al original Material Design, actualmente existente en Android Marshmallow.

 

Audio; sencillamente bueno

foto-5

El Honor 8 cuenta con el clásico jack de 3.5mm en la parte inferior del teléfono, justo al lado del puerto de carga USB tipo C y del altavoz estéreo. El volumen del altavoz es realmente fuerte, llegando a reproducir cualquier tipo de audio a máximo volumen sin alterar apenas el sonido. Los bajos son realmente profundos y los agudos se oyen con un timbre excelente. En cuanto a las llamadas, contamos con dos microfonos; uno para captar el sonido y otro para reducción de ruido, el cuál suprime el sonido ambiente generalmente molesto para disfrutar de una mejor calidad en conversaciones telefónicas.

 

Cámara; doble sensor para los exigentes

Como os habréis podido percatar por el título, al igual que el exitoso Huawei P9, el nuevo Honor 8 también cuenta con un doble sensor trasero; concretamente el Sony IMX386, el cuál opera en blanco y negro para capturar más luz y cobina la imagen recibida con la fotografía a color recibida por el sensor primario, procesando como resultado una imagen mucho más nítida y generalmente con mejores resultados.

No obstante, no debemos confundir esta característica con la del sensor con lente Leica del Huawei P9, puesto que este Honor 8 no nos va a permitir tomar fotos en monocromático por defecto.

foto-7Ambas cámaras principales gozan de una amplia apertura focal, alcanzando el f/2.2.  Los sensores son capaces de capturar a un tamaño de 12 megapíxeles y actuan combinados con un flash LED de doble tono y el mismo enfoque láser con el que cuenta el P9. En cuanto al vídeo, hemos obtenido unos resultados sorprendentes grabando en Full HD, sin nada que envidiar a resoluciones mayores como el 4K.

dsc00749

Debido a esta completa cámara, en el Honor 8 gozamos de múltiples y útiles modos de cámara y vídeo, entre los cuales podemos destacar el disparo manual, el vídeo a cámara lenta e rápida, la super-toma nocturna o incluso el modo ”Pintura con luz”, el cuál nos permitirá alargar la velocidad de obturación para captar más luz y crear fotos muy originales.

 

Como a característica especial, queremos destacar la opción de regular abiertamente la apertura del sensor (desde f/ 2.2 hasta f/16), permitiendonos realizar mayor o menor desenfoque en la imagen de un modo muy sencillo y rápido. Este modo nos es especialmente útil en situaciones en las que queremos disparar con una corta profundidad de campo, realizando grandes desenfoques en el fondo.

En cuanto a la cámara frontal, nos encontramos con un sensor de 8 megapíxeles el cual nos ofrece también algunos modos de cámara como la panorámica u el modo belleza, además de el clásico HDR en foto y vídeo. Interpreta bien los colores, su nitidez es muy notable y es muy veloz; es una cámara buena, más que suficiente para la mayoría de usuarios.

Batería; del 0% al 50% en 20 minutos*

En cuanto conocimos por primera vez las especificaciones técnicas oficiales de este Honor 8 nos quedamos bastante sorprendidos, pues vimos que los chicos de Honor habían decidido recortar la batería del nuevo teléfono 100 mAh, frente con su antecesor el Honor 7, con 3100mAh.

Aunque se haya producido este recorte (hasta la fecha, injustificado), damos por seguro que no ha afectado en la autonomía del terminal. La duración de la batería del Honor 8 es correcta, sin llegar a ser nada del otro mundo. Después de algunas pruebas, en AP hemos determinado que el Honor 8 aguanta perfectamente el día completo con un uso intensivo, pero sin dejar una gran reserva.

Para compensar esta pequeña deficiencia en la batería, los chicos de Honor han decidido dotar al dispositivo con la tecnología de carga rápida QuickCharge y un puerto USB tipo C, permitiendo cargar el dispositivo hasta un 50% en aproximadamente 20 minutos, algo que nos ofrece almenos unas 5 horas de autonomía asegurada y que nos puede sacar de algún que otro apuro.

Veredicto final; nuestras conclusiones

Honestamente, no podemos abandonar el análisis sin decir antes lo mucho que nos ha impresionado este Honor 8. Teniendo en cuenta su posición en el mercado y su precio, el terminal es sorprendente; tanto por fuera como por dentro. Su rendimiento y su cámara le permiten ascender por arriba de la gama media, colocándose como una de las mejores opciones en el rango de los smartphones por menos de 400 euros.

Tampoco podemos irnos sin comentar su punto débil ( diría yo que el único), el cual es sin duda el software. Honor sigue en la línea de personalización de Huawei, su marca fundadora, la cual nunca ha destacado por ser la más liviana, ni mucho menos. Sin embargo, estamos seguros que todas estos inconvenientes se resolverán en un futuro no muy lejano, gracias a las próximas actualizaciones.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *